#FGEGto obtuvo una sentencia condenatoria de 13 años en prisión para Julio César “N en #Cortazar

Cortazar, Gto. – Un hombre de 38 años aceptó su responsabilidad en los cargos imputados por el agente del Ministerio Público por el delito de homicidio simple, y fue sentenciado a 13 años de prisión. Este sujeto  privó de la vida a su vecino en el interior de un camión a su resguardo para traslado de personal, el 22 de febrero de 2020.

El 19 de marzo de 2020, Agentes de Investigación Criminal de la Fiscalía General del Estado en la Región C, detuvieron con orden judicial a Julio César “N”, como inculpado en delito de homicidio cometido en agravio de quien en vida respondiera al nombre de Mario “N”.

En relación a los hechos, con sustento en datos de prueba aportados por el Ministerio Público especializado, se obtuvo la vinculación a proceso Julio César, tras acreditarse que privó de la vida a su vecino a quien realizó detonaciones de arma de fuego al interior de un camión de transporte de personal.

Mario “N”, falleció a un costado de la puerta de acceso a un autobús de pasajeros, en la colonia Guanajuato. El hombre yacía inerte, con heridas de las producidas por proyectil disparado por arma de fuego.

Al avance de las investigaciones, la Fiscalía General del Estado pudo establecer que esa noche, el hoy occiso se encontraba en el interior de su domicilio en la calle Moroleón de la colonia Guanajuato, en ese momento se escucha que llega su vecino Julio César a bordo de un camión de transporte de personal, por lo que Mario Alberto “N” decide salir a dialogar con él sobre rencillas recientes.

El imputado se encontraba en su domicilio con la puerta abierta y al ver que era Mario quien lo llamaba, le dice que lo espere; tarda unos minutos en salir y se dirige a su camión, seguido por su vecino.

Mario sigue a su victimario al interior de la unidad, mientras lo cuestiona sobre unos disparos que días antes habían realizado contra su domicilio. Ambos discuten en el pasillo de la unidad y al estar aproximadamente a un metro de distancia, Julio César se levanta la camisa del frente y saca una pistola que llevaba fajada en la cintura, realizando un primer disparo a la pierna del hoy occiso quien intenta salir de la unidad caminando hacia atrás, mientras le pide a su agresor que se calmara.

Julio César golpea en la cabeza con el arma al ofendido quien cae al piso, y al verlo en el suelo, le dispara hasta que dejó de moverse. En ese momento decide huir del lugar. La causa de muerte que determinó el examen médico-forense fueron las heridas producidas por proyectiles disparados por arma de fuego penetrantes de cráneo, tórax y abdomen.

En esta fecha, en audiencia de procedimiento abreviado, el imputado aceptó los cargos formulados por la Fiscalía y fue  sentenciado a 13 años de prisión, además del pago una multa y reparación del daño en favor de los deudos de la víctima que ya ha sido cubierto.