Continúan con campaña «Uniendo Fuerzas para las personas Migrantes», redes de jóvenes de #EDUCAFIN

Irapuato, Gto.- Con el objetivo de apoyar a las personas migrantes durante este año, que ha sido una época crítica por la pandemia del COVID 19 en el mundo, los jóvenes de las redes Munners y Youth GTO de EDUCAFIN, desarrollaron el proyecto: “Uniendo fuerzas para las personas migrantes” en la ciudad de Irapuato. Los jóvenes en este proyecto han contado con el respaldo de la Secretaría del Migrante y Enlace Internacional de la administración del gobierno en Irapuato.

Jorge Enrique Hernández Meza director de EDUCAFIN, dijo que los jóvenes de las redes de EDUCAFIN han emprendido este tipo de acciones, debido a las labores que lleva a cabo el Gobernador del Estado Diego Sinhue Rodríguez Vallejo quien dijo que “La pandemia del COVID19 nos pone a prueba para que reflexionemos, actuemos y saquemos lo mejor de nuestro espíritu solidario”.

Se hizo entrega de 17 bolsas de ropa (aproximadamente 50 kilos) y jabón para manos en el comedor de San Juan Bosco. Además, en la vía del tren debajo del puente siglo XXI se otorgaron insumos de prevención contra el COVID-19, con un total de 20 geles de 250 ml, 2 geles de 60 ml, 60 cubrebocas triple capa, 11 paquetes de galletas, 14 botellitas de agua, además de una despensa.

La ropa se fue recolectando por miembros de ambas redes y personas de su entorno, laboral o familiar y amigos. El apoyo llegó de todos lados e incluso, se consiguió que las personas que no pudieran apoyar directamente donaran una pequeña suma económica, la cual fue utilizada para comprar geles y cubrebocas, el resto fue donado completamente en especie por miembros de ambas redes, como galletas y despensa.

En esta entrega se identificó que la marginación en plena pandemia se agrava por su situación actual, y es que los migrantes, no contaban con la información esencial sobre cuidados de higiene, entonces se les compartió cosas muy básicas que van desde cómo ponerse un cubrebocas y cómo darle un buen uso al gel antibacterial, entre otras recomendaciones.

Se generó un gran impacto, porque se logró cambiar la percepción de muchos miembros de las redes de EDUCAFIN, sobre estas personas migrantes, ya que los jóvenes notaron que son bastantes vulnerables a sufrir diversos problemas. Estas pequeñas acciones siempre otorgan grandes resultados para la vida de aquellos que lo necesitan.

Estas con unas palabras de Jannete Franco, organizadora de la campaña:

Después de pasar varios meses encerrada en casa por la pandemia y solo salir a cosas muy necesarias, un día como cualquier otro me percaté que la Casa del Migrante en Irapuato cerró sus puertas en la etapa más dura del COVID-19. Fue en ese momento que nació la iniciativa de generar un proyecto que ayudaría a esta comunidad vulnerable.

No todos éramos conscientes y no nos cuestionamos de cómo pasaban los migrantes estos meses a través de su realidad; es decir, bajó la cifra de trenes que pasaba por Irapuato por lo tanto se quedaron en la ciudad, asimismo, ellos no tenían un lugar donde poder dormir, y descansar, o simplemente guardar cuarentena.

Fue hasta después de una exhaustiva investigación que encontramos el comedor “Mamá Margarita” ubicado en el templo de San Juan Bosco, el cual se dedica a apoyar con alimento y ropa a los migrantes, a los indigentes y personas que perdieron su trabajo por la pandemia. ¿Y qué podíamos hacer nosotros? Bueno, Munners con apoyo de Youth GTO abrió una campaña de donación de ropa, en la cual, juntamos suficiente ropa para poder apoyar a algunas personas que asisten a este comedor. Fue así como en este año 2020, hemos entregado alrededor de 50 kilos de ropa que se juntaron no sólo de Irapuato, sino de distintos municipios de Guanajuato para donar al comedor.

Esto me hace decir que es una experiencia bastante bonita ver que uno puede apoyar desde su trinchera a las personas a su alrededor con pequeñas acciones, pasando la voz, que fue lo que hice con apoyo total de la Red y de Esteban el coordinador municipal, ya que en conjunto logramos darle vida a muchas prendas y zapatos. Y no sólo eso, sino que cumplimos con nuestro rol de Munners, al ser agentes de cambio, ya que con esta pequeña entrega pudimos hacer una diferencia, en voltear a ver y apoyar a otros en tiempos de pandemia.

Lo que más me gusta es ver que tal vez en muchas casas, un par de zapatos no hace una gran diferencia, mientras que, para otras personas, ese par pueden ser los únicos zapatos que tengan, o la ropa que utilicen. Y todos podemos ser parte de esta diferencia, donando desde bajo nuestras posibilidades.

En la actualidad, seguimos juntando y donando ropa, así como comida en cada visita al comedor, y no sólo es con el propósito de ayudar a quienes más nos necesitan, sino darle una segunda oportunidad a la ropa, lo cual ayuda a reducir el impacto medioambiental. Por qué si nosotros queremos ver crecer a nuestro municipio, a nuestro Estado, a nuestro país somos los que debemos generar este cambio, concluyó.