Ex vocero de la arquidiócesis de León pasará 90 años tras las rejas

Irapuato, GTO.- Después de más de 2 años, entre procesos de análisis, inspección y auditorías por parte del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Guanajuato, fue confirmada la sentencia al exsacerdote Jorge Raúl Villegas Chávez, a 90 años de prisión por los delitos de abuso, violación, hostigamiento sexual y corrupción.


Por dichos delitos, en agravio de 5 menores, todas estudiantes del Colegio Atenas del municipio de Irapuato, la condena era de 120 años y 9 meses, pero la pena máxima establecida en el estado de Guanajuato es de 90 años y 7 meses.

DETENCIÓN, SENTENCIA Y AMPARO
El 13 de febrero del 2017 fue detenido por agentes ministeriales, ya que había una orden de aprehensión en su contra por violación a una menor de 14 años. Cuatro días después, fue vinculado a proceso.
Posteriormente, se integraron 4 casos más de otras estudiantes del mismo colegio.
El 2 de abril de ese mismo año recibió sentencia de 90 años.
El exsacerdote buscó ampararse el 28 septiembre del 2019 para que su condena fuera menor a la determinada.
El 17 de octubre la magistrada de la Segunda Sala Penal del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Guanajuato, dictaminó que después del amparo de protección presentado por la defensa, correspondiente al expediente 215/2018, la sentencia no tuvo ningún tipo de modificación.
Jorge Raúl Villegas, quien también fue vocero de la Arquidiócesis de León hasta 2012, fue contratado por la madre superiora del Colegio Atenas, Carmen Carbajal, para que ofreciera los servicios de comunión y orientación psicológica a los alumnos de dicho colegio.
Durante una de esas sesiones, el sacerdote habría abusado sexualmente de sus víctimas.

OTRO CASO EN IRAPUATO
En Irapuato, el exsacerdote Luis Esteban se encuentra en prisión preventiva desde hace dos meses, acusado de los delitos de violación y corrupción de menores en agravio de una niña que iba al catecismo en el Templo de la Soledad.
También enfrenta un proceso por parte de la Iglesia Católica para despojarlo de los hábitos religiosos.