Publicado el: lunes 9 septiembre 2019

RECIBEN PERSONAS ADULTAS MAYORES Y TRABAJADORES DEL CAMPO CONSTANCIAS DE ALFABETIZACIÓN DEL INAEBA

Compartir
Tags

San Diego de la Unión, Gto.- En el marco del Día Internacional de la Alfabetización, habitantes del municipio de San Diego de la Unión, en su mayoría adultas mayores y personas que trabajan en las labores del campo, recibieron sus constancias de alfabetización por parte del Instituto de Alfabetización y Educación Básica para Adultos (INAEBA).

En la Plaza de Armas General Xavier Mina y Larrea, se congregaron los beneficiarios del INAEBA, provenientes de las comunidades aledañas a la cabecera municipal, para recibir por parte de autoridades municipales y estatales, un reconocimiento a su esfuerzo y dedicación.

Fue la directoria general del INAEBA, Esther Angélica Medina Rivero, quien en su discurso, invitó a los beneficiarios a ser “autoridad moral” y ejemplo de otras personas, como son los jóvenes que quieren salirse de la escuela.

“Gracias de verdad y muchas felicidades a los que hoy recibieron un certificado, un reconocimiento y (gracias) que nos dieron la oportunidad de atenderlos como merecen y a seguir estudiando porque hoy son parte de ese ejército que necesita el estado, que necesitan nuestras comunidades, que necesita el municipio: (de) mejores personas”, afirmó Esther Medina.

Durante el evento, se difundió el mensaje del gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, quien invitó a todas las personas en rezago educativo para que se acerquen a los servicios gratuitos del INAEBA y cuenten con más oportunidades.

“Hay mucho qué aprender”

Desde niño, Francisco Rocha González de 63 años, se enseñó a trabajar la tierra. Es originario de la comunidad de Presa de San Franco, ubicada a media hora de San Diego de la Unión. Durante la década de los años 60, su padre se fue como bracero a los Estados Unidos, y por ser de los hermanos más grandes, se quedó al cuidado de su familia. Al pasar el tiempo, él mismo también partiría a los Estados Unidos por temporadas.

Cada año, apoyado de su yunta, siembra sus tierras y espera con ansia el agua del temporal. Pero este año, como muchos otros que él recuerda, perdió toda su cosecha de casi 8 hectáreas porque la tradicional precipitación del 24 de junio no llegó, sino hasta el 31 de agosto: “(Cuando no llueve) no despega el maíz, el jilote no despega el maíz. Ya estamos acostumbrados, ya no extrañamos”, dijo con resignación.

Este panorama adverso al que se enfrentan muchos campesinos como Francisco, le ha dejado una nueva necesidad, aprender a leer y a escribir para ser beneficiario de apoyos gubernamentales para el campo. Por tal motivo, comenzó a acudir por las tardes a recibir asesoría académica por parte del INAEBA a un salón comunitario en la Presa de San Franco, donde se alfabetizó.

“Como nos dan la ayuda de Procampo y ayuda de pérdida de cosecha, quieren que uno firme todo ese papeleo, y sí le intentaba. (Me incorporé al INAEBA), a ver si hay un cambio más para arriba (…), hay mucho que aprender”, afirmó Francisco Rocha,

No escucha y no ve bien, pero se esforzó para aprender

María del Carmen Luna Olvera tiene 87 años y es originaria de la comunidad de Ojo Ciego, del municipio de San Diego de la Unión.

Acompañada de su hija, Blanca Arredondo Luna, de 47 años, la señora María del Carmen recibió este día su constancia de alfabetización.

Cuando era niña, no fue a la escuela por ayudar a su mamá en las actividades que en esa época se asignaban a las niñas en sus hogares. Luego se casó y tuvo 8 hijos.

A pesar de que ya no escucha bien y su vista cansada no le permite leer con rapidez, María del Carmen decidió reforzar lo poco que ya sabía al entrar a estudiar con el INAEBA.

“Yo estoy orgullosa (de mi madre) y que Dios me ha dejado tenerla”, aseguró Blanca Arredondo. Luego de ser reconocida durante la ceremonia de entrega de constancias de alfabetización, ahora sabe que su mamá no sólo es un ejemplo de vida para su familia, sino para todo San Diego de la Unión.